Este es el proceso formal de remoción de residentes indocumentados – de los Estados Unidos. La deportación es complicada y requiere un abogado experto en la inmigración para representarlo. Si está en el proceso de ser deportado, comenzará con un ‘Aviso de Comparecencia’ en lo que el gobierno explica por qué están tratando de deportarlo. A partir de eso, un juez de inmigración le otorgará una audiencia donde puede ser defendido por un abogado.

Los abogados de The Romero Firm pueden ayudarlo a comprender qué hacer en su caso particular cuando lo representan ante los funcionarios de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración. Trabajaremos juntos para abordar las posibles dificultades con las que usted y su familia pueden enfrentarse y para mitigar el daño potencial que puede representar para el país.

Si el tribunal decide en su contra, puede apelar la decisión ante la Junta de Apelaciones de Inmigración. Si la apelación no tiene éxito, existen otras opciones que pueden mantenerlo en los EE. UU.:

Solicitar asilo

Puede solicitar asilo en cualquier momento durante el proceso de deportación, pero requiere prueba de circunstancias extraordinarias para los períodos solicitados más de un año desde su última entrada a los Estados Unidos.

Otras excepciones:

Ciertas excepciones pueden ser apropiadas en situaciones específicas. Esto incluye la capacidad de probar que su deportación crearía dificultades para unos ciudadanos estadounidenses, lo que puede incluir a su cónyuge, hijos o padres.

Incluso si no se aplican exenciones, existen algunas alternativas para cancelar la deportación. Estos métodos generalmente se aplican a aquellos que son titulares de la tarjeta verde o residentes temporales. Sin embargo, la opción es limitada y depende de la prueba de la residencia a largo plazo y del buen carácter moral.